India: La balanza se inclina

Tren Agra – New Delhi 12:30 Viernes 2 de noviembre 2012

Estoy en el tren, en un asiento de 2ª clase rodeada de gente muy modesta camino de New Delhi. Ha sido muy confuso coger el tren esta mañana. Compré un ticket general y me imaginaba, por el precio que pagué, que iría sentada en el suelo. Podía coger cualquier tren que parara en el andén 4 ó 5 sin importar el destino final del mismo. Sólo tenía que entrar por el primer o último vagón. Llegar al mismo fue cuestión de dejarse llevar por una marea humana y de bultos desplazándose torpemente subiendo y bajando escaleras. Pregunté varias veces para saber donde estaba mi compartimiento y al final, un chico me dijo que me subiera en segunda clase que no pasaba nada. Normalmente, hacen hueco a todo el mundo. Ahora entiendo porque siempre el tren está tan lleno…A las 13:20 llega Raúl al aeropuerto y nos encontraremos en el hotel, Amax Inn, donde he reservado una noche. Mis compañeros de viaje han flipado con la guía de la India. Me la han pedido y la han hojeado. No han parado de mirarme mientras leía. Me sentí ostentosa al sacar mi móvil chino para escuchar música. Compartí mi kit kat con la familia de mi derecha. Estoy culminando en el tren dos días maravillosos en Agra. Me siento bien cuando comparto tiempo, sonrisas y algunas palabras con la gente con menos recursos. Siempre es igual. Ellos me miran profundamente sin yo saber muy bien su intención y ellas, me miran con curiosidad. El paso de los minutos suaviza la mirada de los hombres y siempre acaban dándome conversación e incluso, prestándome su ayuda. Después de tomarme un té, sujetaba el vaso en mi mano esperando tirarlo cuando pasásemos por la estación que atravesábamos. El hombre de al lado se levantó, me lo cogió de la mano y se deshizo de él por el método habitual, arrojándolo por la ventanilla.

DSC02508

DSC02509

Agra está balanceando mi viaje en India a buena experiencia y por primera vez, aparecen atisbos de ganas de volver a este país en un futuro. Después de un mes, estoy neutralizando los efectos negativos de viajar aquí y bebiendo de las buenas experiencias.

En Agra me he alojado en Tourist Rest House, el mejor sitio en el que he estado hasta ahora. He pagado lo mismo, 450 Rs, pero el personal es amable, educado, eficaz, sonriente y algo que aprecio mucho ahora, veraz.

No me dio esa impresión cuando llegué el miércoles a las 6 de la mañana. La fachada parecía un local comercial gris pero el interior es muy distinto. Realmente agradable con un maravilloso patio donde comer y pasar sobremesas, lleno de plantas y luces de colores. Tienen toallas y wifi en condiciones. No te intentan vender ningún servicio y te aconsejan en función de tus intereses sin segundas intenciones. Aunque el checking era a las 10, me dejaron entrar a las 6 sin precio añadido porque tenían una habitación libre. Llegué al hotel en autorickshaw después de esperar una hora en la estación. Había llegado demasiado temprano, a las 4 de la mañana. Mrinal me había asustado diciéndome que Agra era tremendamente peligrosa y los conductores muy agresivos. Pagué el precio establecido al usar en stand prepaid. El conductor me ofreció sus servicios, por 500 Rs, y me propuso ir al Taj Mahal al amanecer. Estaba demasiado cansada, apenas pude dormir esa noche removiéndome en la cama al sufrir un robo en sueños de mi passport, tarjetas bancarias, teléfono en pleno viaje. Lo pasé fatal. Posiblemente lloré y grité en sueños…pobres compañeros de cuarto de primera clase!

No me precipité y despedí al auto con un daniabad en condiciones. Llegué a mi habitación y dormí hasta las 10. Al despertar, en la recepción me dijeron que a esas  horas el Taj Mahal podría llegar a recibir 10.000 visitantes y me recomendaron ir al amanecer. Con la guía en la mano, me fui andando a Agra Fort y dejándome perder por algunas calles. La salida de los niños del cole, la pobreza, las cabras y los mercadillos alimentaban mis sentidos.

DSC02024

DSC02027

DSC02036

DSC02038

DSC02043

DSC02237

DSC02044

DSC02238

Por el camino, me crucé con unas estudiantes adolescentes que tímidamente me lanzaban preguntas. Me quedé sin palabras cuando les dije que iba al fuerte de Agra y me preguntaron, ¿para qué? Un conductor de autorickshaw intentó ligar conmigo con la táctica nº4 de las 99+1 tácticas infalibles para ligar. Intentaba ponerme seria pero me entraba la risa floja al pensar si realmente creía que tenía alguna posibilidad entrando de esa manera a una extranjera. Al llegar a la taquilla, otro jovenzuelo me galanteó y no podía parar de reírme. Estoy contenta porque estoy aprendiendo mucho aquí. A negociar, a ser firme, a relajarme, a medir situaciones…Pequeños grandes pasos en el camino. Si me preguntan sobre si viajo sola o si estoy soltera, contesto con sinceridad. No me he comprado una alianza como pensaba al principio como arma contra los acosadores. No me oculto. De momento no me ha hecho falta.

Disfruté de 4h en el fuerte con una audioguía magnífica. La mejor que he tenido nunca. En medio de palacios, edificios y puertas del reinado mogol me dejé llevar por la música e historias de aquel cacharro. Me encontré en solitario recorriendo lugares mágicos. Las ardillas te rondaban en busca de comida y desde allí, a través de una ventana, vi por primera vez y si esperarlo el majestuoso Taj Mahal.

DSC02054

DSC02055

DSC02079

DSC02068

DSC02083

DSC02087

DSC02091

DSC02117

DSC02116

DSC02127

DSC02131

DSC02145

DSC02143

DSC02149

DSC02157

DSC02164

DSC02179

DSC02182

DSC02188

DSC02204

DSC02215

DSC02220

DSC02233

Al acabar decidí visitar unas tumbas, que Fiona me había recomendado, a 10 Km de Agra, Akbar’s mausoleum. Cogí el bus por 20 Rs y llegué en una hora. Eran increíbles y se respiraba una paz infinita entre piares de pájaros volando en bandadas, ciervos traídos desde África pastando calmadamente, mujeres trabajando en la tierra y un sol poniente que cambiaba todo de color. Antes de entrar, sentada en el suelo disfruté de unas palomitas saladas insulsas que me había comprado en el mercado. Me supieron a gloria. 3 personas distintas me pidieron sacarse fotos conmigo y yo posé a su lado alegremente. Un hombre me hizo de guía en el interior de las tumbas. Me explicó cosas muy interesantes y me mostraba como a través de los muros y hablando en sitios estratégicos la oración se propagaba por todos los lugares. Al acabar, en apenas 5 minutos, me pedía dinero. ¿Cuánto? le pregunté.  El muy descarado me suelta con una sonrisa en la cara “algunos turistas, si están felices con la explicación, me dan 5 ó 10 €”. La entrada me había costado 1.5€. Le di 50 Rs (menos de 1€) y protestó. Le solté un speech sobre el daño que hacían personas como él para el turismo en la India. Calmada y conversando con él, le dije que después de 1 mes en su país, ya sabía de que iba el business. Le reiteraba que no había pedido sus servicios. Él vino rondándome empezando a hablar al momento. Le argumentaba además que por 5 minutos me estaba pidiendo 5 veces el precio que me había costado la audioguía del fuerte con un contenido de más de una hora. Me dio la razón y las gracias por la donación.

DSC02335

DSC02252

DSC02263

DSC02264

DSC02265

DSC02266

DSC02269

DSC02281

DSC02304

DSC02309

DSC02312

DSC02321

DSC02333

DSC02337

No conseguí encontrar transporte público ni shared auto para volver. Tuve que coger uno yo sola. Se me hacía tarde y no quería empeñarme en conseguir una forma económica de volver. Saber rendirse a las circunstancias sin sentir fracaso, otro gran aprendizaje. Me llevaron unos chicos muy pobres con ropas completamente raídas que no sabían donde estaba mi hotel. Con un papel, donde tenía apuntado el nombre, estuvieron dando vueltas y preguntando durante más de media hora para llevarme sana y salva a casa. Por el camino, uno de ellos me daba conversación y me explicaba cosas de los edificios que veíamos. Les di propina y el chico no paraba de cogerme la mano y besarla dándome las gracias con una enorme sonrisa negra. Me instalé con el ordenador y el móvil en la terraza de mi alojamiento donde comí un maravilloso alloo paneer con un paratha de queso que me encantó. No estaba nada picante! Allí una francesa me pidió que le pasara unas fotos de la cámara a una memoria y descubrimos que al día siguiente, ambas queríamos ver el Taj Mahal al amanecer. Quedamos a las 5:30 en recepción para compartir transporte. Me acostaba a las 3 de la mañana después de hablar casi 3h con mi madre y mi cuñada. Qué maravilla volver a tener noticias de vosotros, lo echaba mucho de menos.

DSC02340

El rickshaw nos llevó pedaleando a la puerta oeste pese a haber insistido que queríamos ir a la sur. Donde nos paró había camellos esperando al deseoso turista para llevarlo durante un paseo a la entrada. Le pagamos 10Rs menos. Llegamos de noche. Allí hicimos cola en la taquilla, en la enterada y en la recogida de audioguías. La claridad era aparente cuando entramos. Me despedí de la francesa que tenía que hacer el tour en una hora escasa. A las 21h tenía su vuelo de vuelta a casa desde Delhi. Yo me regalé casi 5h en este maravilloso lugar. Una constante neblina me acompañó todo el tiempo y difuminaba este impresionante mausoleo. De nuevo, la audioguía, los jardines, los pájaros y el aparecer del sol, me envolvieron. Las incrustaciones de piedras semipreciosas en el mármol me maravillaron. Tomé el tiempo de escuchar, de pasear, de descansar, de observar la devoción india, los retratos familiares y de sentarme en un banco solitario.

DSC02351

DSC02356

DSC02362

DSC02379

DSC02372

DSC02367

DSC02389

DSC02395

DSC02401

 

DSC02397

DSC02412

DSC02413

DSC02415

DSC02426

DSC02422

DSC02433

DSC02446

DSC02451

DSC02457

DSC02469

DSC02470

DSC02474

DSC02489

DSC02464

DSC02341

DSC02491

A las 12h estaba de vuelta en el hotel agotada. Desayuné, me conecté a internet, comí y a las 17h me fui a dormir, estaba destrozada. Quería ir al bazar pero mi cuerpo no daba para más. Me desperté a las 19:30 y me dispuse a actualizar el blog. El whatsapp nos conectó a Bea y a mi. Y allí que estuvimos compartiendo cama aunque nos separasen casi 8.000 km y cuatro horas y media de tiempo Salí un momento a las 20:30 para proveerme de champú, papel higiénico, agua y algo de comer. En la tiendecita, vi que tenía unos conos de henna por 10 Rs, como los que había utilizado aquella chica que me hizo el tatuaje. Me compre uno. Ahora entiendo porque la hermana del barquero se puso tan contenta cuando le pague 150Rs por el que me hizo. Pedí chai en mi habitación. Seguí actualizando el blog y con paciencia, me hice yo sola un tatuaje de henna en la mano izquierda. La verdad es que el resultado estaba logrado aunque pinté un diseño muy simple para desvirgarme en esta nueva práctica.

DSC02498

 

DSC02506

 

 

DSC02501

Ahora, está a punto de empezar una nueva etapa. Acompañada por no se cuanto tiempo. En la que podré hablar español. No me sentiré sólo pellejo sino que podré ser yo con todo mi cuerpo, mi alma, mi cabeza y mi mente sin problemas de lenguaje. Raúl y yo recorreremos una zona que emana espiritualidad, envuelta en yoga, música y meditación.

4 comentarios en “India: La balanza se inclina

  1. Bueno, bastantes dias despues, pero ya estoy al dia, jajaja…
    Mi niña, que no te de miedo regresar a españa o ir a cualquier parte del mundo…tu vida la diriges tu, tu tienes las riendas, y aunque es cierto que al final somos nosotros y nuestras circustancias, la esencia siempre sera la misma…seguiras siendo tu, mi locuela divertida, estes donde estes.
    Vaya chapa…jejeje…
    Taj mahal, espectacular!!!
    Y tus dotes tatuadoras muy conseguidas, jajaja…
    Muchos besos y un abrazo gigante!!!

    • Hola preciosa! Tu se que eres mi ídolo, leerte todo el blog en tan poco tiempo. Vaya tostón, ja,ja,ja. Muchas gracias por todas las palabras de ánimo y apoyo. Gracias a ellas vuelvo a encontrar el camino cuando mis pies rozan la maleza que lo dibuja. Un beso enorme príncesa

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s