Tailandia: viva el pareo!

Koh Tao, bahía Chalok Baan Kao Viernes 2 de Agosto de 2012

Se ha roto un mito, el coco natural no es tan delicioso como esperábamos, ni tan siquiera está bueno. A Eva y a mí, nos acaba de producir dolor barriga. También nos ha sorprendido que la parte blanca esta blanda y gelatinosa. Parece más bien calamar que coco. En fin así es la vida, de caprichosa, a veces negra, a veces color rosa, así es la vida, de caprichosa…

Dejamos la isla de Koh Chang el lunes temprano para volver a Bangkok. Nos esperaban casi 9h de viaje de vuelta entre el barco y el bus. El macho alfa, como alguna vez lo llamábamos en broma, tenía que volver a España. Había sido el perdedor del juego de la isla y se fue dejándome los amuletos que había ganado. Su crema antimosquitos hidratante y su champú de reflejos dorados, pasó a manos de las 3 finalistas. Joan, nos acordamos de ti cada vez que nos duchamos!

Para cerrar el círculo, fuimos a pillar cena en el mismo puesto de pad thai que el primer día de llegada en Tailandia. No lo podemos remediar, somos unos románticos. Completamos el plato, con unos pinchos de carne hechos a la barbacoa en el puesto callejero de enfrente.

Desde entonces, no hemos parado de comer pinchos a la barbacoa. En Koh Tao nos estamos hartando. Los hacen de pollo, ternera (o vaca-cerdo como las llamamos nosotros), pescado o gambas. Les ponen entre medias, cebolla, piña, tomate y pimiento. Las aderezan con una salsa que carameliza la brocheta, a veces picante. Por 150 bahts, te dan 2 brochetas, una ensalada y una patata asada. María y yo, tampoco podemos resistirnos a las panochas! Si además,  acompañas todo con un coconut shake mientras estás tumbado en la terraza al borde del mar, os aseguro que tampoco vosotros os querríais ir de aquí.

Nos despedimos del Joan el lunes por la noche, tras pasar en Bangkok 3h juntos en la animada calle Khao San. Las chicas ya solas, nos fuimos a la estación de tren, un tanto nostálgicas, rumbo a Chumphon. No se de qué nos sirve la experiencia acumulada, porque volvimos a coger un tren nocturno que llegaba a destino a las 5:50. Por suerte, en este caso viajaban un montón de turistas con el mismo destino, y era imposible poder pasarnos la estación. Llegamos 1 hora más tarde de lo previsto con la espalda destrozada por intentar dormir durante 8h en los asientos de un vagón de segunda. Esta vez, por pillar los billetes esa misma tarde, no pudimos conseguir literas, tan sólo las últimas 3 plazas disponibles separadas. Por fortuna, sí nos dieron mantas para apaciguar el frío que hace en los trenes de este país! Al llegar a Chumphon, un bus nos recogió y nos llevo en una hora a coger el catamarán. 3h más tarde, llegamos a destino. El trayecto en barco había sido horrible. Ocupábamos 3 taburetes de plástico en cubierta y acabamos empapadas por el oleaje. Menos mal que nunca nos falta el sentido del humor y algún que otro polizonte que nos da vidilla. Llevábamos casi 20h de transporte por mar y tierra para pasar de Koh Chang a Koh Tao. Nos hubiese faltado una avioneta para hacer un pleno. La llegada al muelle fue monstruosa, con un montón de gente por todas partes y miles de mochilas. Estábamos agotadas, sólo un desayuno con ice coffe y su respectiva sobremesa, podía revitalizarnos. El camarero del lugar nos preguntó donde íbamos y donde estábamos alojadas. “No se”, contestamos a las 2 preguntas. Nos miró y dijo, “no booking?”. Tras responder que no, se moría de risa al tiempo que decía, many, many tourists.

Lo único que teníamos, era el nombre de la playa donde buscar alojamiento, Sai Ree. El Joan había pasado su primera semana sólo en Tailandia haciendo un curso de buceo en la isla y nos la recomendó, muy buen ambiente, nos dijo.

Los establecimientos y la comida en general, son mucho más caros que en el resto de Tailandia. Seguro que es proporcional al número de turistas. Tras preguntar en 4 sitios, uno caro para nuestro presupuesto y 3 full, encontramos un bungalow que será nuestra casa durante una semana en el SB Cabanas 2. 1000 bahts la noche a 1 minuto de la playa. Es el mejor sitio en el que hemos estado pero no, el de mejor baño que gana por goleada el del bungallow de nuestra estimada isla de Koh Chang.

Estamos en modo playa. Tras las compras oportunas, nos pasamos todo el día con el pareo, el bañador y las cholas o chanclas puestos. El primer día, hice pelotas con la arena de debajo del mar. Sin querer me transporte de nuevo a cuando era niña. Las exprimía de la misma manera para eliminar todo resto de agua y de ese modo, quedaban compactas.

Tampoco hemos podido sucumbir a las manos de las tailandesas. Hay sitios para masajearte por todos lados. Como somos de barrio, fuimos al de enfrente del bungalow, regentado por un grupo de mujeres agradables, con algún parentesco con los del alojamiento. La primera vez, las 3 pedimos el masaje de aceite de 1h por 300 bahts. La segunda vez, yo de cara y cabeza y las niñas, masaje de aceite de coco en la terraza con vistas y sonidos al mar. Como veis, la vida en esta isla se nos hace muy dura.

Aquí te bañas al lado de las barcas y nadas con peces en un agua transparente y caliente. Hacia las17h (las 11 en España), se levanta aire. Las olas se agitan y la playa desaparece con la marea. Al día siguiente, se ven charcos en la playa de agua salada donde han quedado atrapados peces pequeños que vuelven a encontrar el hogar, al final de la tarde.

Ayer hicimos una salida en barco para hacer snorkeling, pillamos una oferta de última hora por 550 baht. Después de ver cómo teníamos que llegar a nuestro barco y el número de gente que teníamos que entrar en la furgo, lo entendimos! Creo que también pusieron una familia china, a la que encontramos después por todas partes, para aguar un poco la fiesta. Eso sí, esta vez, sí que vimos peces bonitos y corales en mejor estado. Lo más impresionante, la isla de Nang Yuan donde puedes casi tocar los peces mientras te ves los pies y 3 islas se comunican por un hilo de playa de arena blanca. En ese paraíso, perdí un objeto preciado, una de las 6 lentillas que me acompañan en este viaje.

Tip nº10: si usas gafas, llévate unas cuantas lentillas de repuesto.

En el trekking de la selva, el primer día llevaba gafas pero con el sudor y el calor se me empañaban, así que me fue muy cómodo pasarme a las lentillas. Yo me traje 3 pares de lentillas de uso mensual pensando usarlas sólo, para cuando saliera estar mona. Pero  ¿cómo pensaba hacer skorkeling con las gafas?

Los días pasan entre largos desayunos, franceses, aspirantes a buceadores, baños de sol, coconut shake y lugareños que mueven las cariocas de fuego al ritmo de la música. Siempre buscamos una maravillosa terraza en la que tirarnos en el suelo con las vistas al mar, sea de día o de noche.

Hoy recorrimos parte de la isla en moto. Seríamos las únicas en este pedacito de tierra con casco. Las mochilas y riñoneras, aderezaban el pareo. Llegamos a playas recónditas, donde de nuevo, nos hemos deleitado con unos paid thai para chuparse los dedos.

En la sobremesa de esta comida, recogí parte de las 99+1 tácticas infalibles para ligar del libro de Evamoy y Mariwater. Para los que estéis interesados, os doy el ISBN: 698-69-0100-712-7 y también un adelanto de algunas tácticas.

99+1 tácticas infalibles para ligar

Táctica nº1: enseñar el parruts

Táctica nº2: enseñar el culo

Táctica nº3: enseñar el tetamen

Táctica nº4: por agotamiento (insistir e insistir aunque las fuerzas te flaqueen, no desistir jamás)

Táctica nº5: hacer el adam (como todo el mundo sabe, tirarle a todo lo que se mueve sin ningún tipo de criterio). Para poder aplicar esta táctica es condición necesaria tener una gran resiliencia.

Táctica nº39: mirada profunda y guiño de ojo

Táctica nº42: prima de Ross style (agitar el pelo al viento, muy recordable aplicarla cuando te quitas el casco de la moto)

Táctica nº56: soy de colores (bailar agitando los brazos a lo brake dance mientras repites, soy de colores, soy de colores, con soniquete)

Táctica nº87: estornudar cuando pasa un chico que te gusta a tu lado

Táctica nº88: idem expulsando el moquillo

Táctica nº99: hablar del sentido profundo de la vida

Táctica nº100: si ninguna de las anteriores funciona y sólo a la desesperada, hablar del tiempo.

Notas de las autoras: las tácticas están ordenadas por descaro y sinvergonzonería. Según el objetivo, conviene aplicar unas u otras, aunque normalmente siempre se acaba pasando por la 1,2 y 3. Pronto se habilitará una página en facebook, os mantendremos informados!

Para acabar el día, compritas en el barrio y cena con un pancake delicioso de banana, coco y chocolate en el parque del barrio.

2 cosas importantes para mi formación como viajera mochilera han pasado estos días. La primera es que por fin he tirado la camiseta de seda térmica que compré en el Decathlon y que se me había roto en la selva tras colgarla para secar en un árbol. Pensaba reutilizarla, pero se acabó cargar con cosas inútiles. La otra, elaborar una lista de las cosas que se vuelven a España. Maquillaje variado, abalorios, camiseta de manga larga, disco duro más cable extraíble, cable de la cámara (mismo que el del ordenador), 2 calcetines, un bañador y una cinta para el pelo.

Lo siento mamá porque todo esto, va para casa.

Tip nº11: chicles para la sed, el hambre y la falta de higiene bucal

El Joan, a través de María, me había dado el consejo que siempre es práctico llevar chicles encima. Cuando estás en sitios donde el agua no es abundante, como en una excursión por la selva, los chicles ayudan a salivar y por tanto tener menos sensación de sed. Por otro lado, como habéis podido leer, las horas acumuladas en transportes (hemos hecho la cuenta y son 3 días de un total de 22), no facilitan la higiene. Un chicle en estas situaciones, hace milagros.

Tip nº12: chicles sí, pero no de los envueltos en papel

Yo, que he metido en la mochila todo lo que hacía falta por si acaso se acababa el mundo o no encontraba tiendas en otros países, me compré varios paquetes de senses trident de menta. Con la humedad que hay e incluso, en alguna de nuestras aventuras se mojarían, no os podéis ni imaginar lo difícil que es quitarles el papel.

3 comentarios en “Tailandia: viva el pareo!

  1. Jajajaja….q timo!!! Y el coco q nos venden?? De donde lo sacaran??
    Vaya vida!!!! Q bien lo pasasteis….aunque dediquemos un minuto de silencio por la lentilla perdida…..ya!! La nariz ya veo q se te curo rapido. La foto mas divertida, la de las gafas, jajaja…muy guapas!!!
    Las tacticas de ligoteo, si, parecen las habituales, aunque la 88, con moco incluido, no se, no lo veo….jajajaja….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s