Camboya: Angkor, sentimientos encontrados

Después de llegar el viernes en barco, descansamos y cenamos en la concurrida calle pub de Siem Reap. El centro de esta ciudad nada tiene que ver con lo que hemos visto hasta ahora. Muchas luces, western bar, música y night market por todos los sitios. Comenzaban nuestros días como verdaderas turistas.

El sábado a las 10 de la mañana un tuck-tuck nos llevó a hacer el recorrido largo de los templos por 13$. Me esperaba algo atroz lleno de turistas y me sorprendió el entorno verde y los caminos de tierra de Angkor. Gente trabajando, gallinas, vacas y más campos de arroz.

Es curioso visitar pequeños y solitarios templos por los que se pasean gallinas o en cuyo alrededor, pastan vacas. Me gustó el recorrido, los pocos turistas que nos encontramos y escalar por las rocas caídas de los templos. Pasamos mucho calor pero no llovió. Las previsiones eran malas para toda nuestra estancia.

En cada templo, niños intentan venderte algo. En uno de ellos, no me pude resistir cambiar a una niña sesenta céntimos de euro a rieles. Veremos cuando los uso. Laura y yo los visitábamos por separado, a nuestro aire, pero curiosamente los tiempos que nos tomábamos coincidían. Me quedé hipnotizada por el verde del musgo que cubría algunas ruinas.

No conseguimos llegar a tiempo a uno de los atardeceres recomendados, llegamos a lo alto del templo a las 17:35, cinco minutos más tarde la hora oficial de cierre, no es nuestro momento, le dije a Laura. Ella no se quedó contenta y refunfuñando, volvimos al tuck-tuck para que nos llevara a casa.

Tip nº27: Visita antes los templos pequeños de Angkor

Angkor alberga muchos templos de distinto tamaño y encanto. Hay pases para 1, 3 o 7 días. Nosotras cogimos el de 3 días que puedes utilizar durante una semana. Guillaume me recomendó que viésemos primero los templos más pequeños. Si empiezas por los grandes, el resto te parecerán insignificantes. Si lo haces al revés, podrás disfrutar aún más de la magnitud de los más importantes.

Por la noche en el night market me compré un vestido más apropiado para Myanmar e India. Había llegado el momento de que la camiseta de manga larga blanca no siguiera el viaje conmigo. Un pancake de banana y nutella, nos dio energía para soportar la maratón del día siguiente.

Fue un día intenso. Visitamos el templo más alejado y también los más importantes.

Disfruté con el desayuno tranquilo con fruta, con el balanceo de un columpio natural, con las flores de loto, con la imponente fuerza de los árboles que atraviesan templos y con la tranquilidad al final del día en Bayón.

Pero ese día lo recordaré por el madrugón, el triste sunrise, la prohibición de subir a lo alto de Angkor wat, el calor, la multitud y los continuos leiiiidiiisss, madammmmm agudos y nasales que nos repitieron mujeres y niñas cada 10 segundos a la salida de un templo. Lo bueno de que nos prohibieran subir a la cúpula de Angkor Wat, fue realizar un segundo intento para subir después de habernos revestido a escondidas entre muchas risas. Me quité las gafas y me puse una cinta en el pelo para despistar al del control. Viendo la foto, os podéis imaginar cual fue el resultado de tal valerosa hazaña…

Lo tenía claro, al día siguiente no volvería. Me tomaría el día libre. Laura aseguraba que si lo haría, pero se unió a mi vagancia. El martes, le correspondí acompañándola a los templos, esta vez en bici.

Tip nº28: Tráete ropa adecuada para visitar los templos

En general, tienes que tener los hombros y las rodillas cubiertas. En la mayoría de los sitios, vale con taparte con un fullar o pareo. Pero en otros es imposible entrar si no vas properly dressed. Entre ellos, está el palacio real en phnom pehn y la cúpula de Angkor Wat. Tráete ropa normal y para asegurarte, media manga mejor que manga corta. Mucha gente trae pantalones y camisa ancha en la mochila y se los pone cuando se lo piden. Nos quedamos atónitas cuando en un templo, además de la prohibición de la ropa, vimos que los menores de 12 años y las embarazadas no tenían permitida la entrada!

Tip nº29: Turismo en bici

Es la tercera vez que cogemos o alquilamos bicis. Elena, mil gracias por el consejo y el entrenamiento en Dublín y Ámsterdam! Es de lo mejor que hemos hecho en Camboya. Otra manera de descubrir y disfrutar.

Mensaje final para mi mami. No te lo vas a creer, pero casi ya no me sueno la nariz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s