Perú: Yanapay, voluntarios por amor

Combi Puno – Yunguyo, Jueves 24 de octubre 2013

Perú llega a su fin con casi 3 meses de estadía máxima permitida. Hoy cruzaré la frontera hasta Copacabana, Bolivia. Lejos de ser un destino playero y con palmeras, me voy de nuevo al titicaca, pero esta vez, del lado boliviano. 

Anoche, hice el trayecto Arequipa – Puno en la compañía Julsa. Lo que se supone que serían 5h se convirtieron en 8. El mal tiempo y un paro (huelga) en Juliaca, puso la situación muy tensa. Nos querían cambiar de bus a tan sólo una hora de nuestro destino. Graciosamente, todos los pasajeros no cabíamos en el nuevo bus y la bodega estaba repleta, así que Dios sabe que hubiese ocurrido con nuestro equipaje de habernos pasado. Los pasajeros se levantaron en armas y obligaron al bus a seguir. Eso si, como la carretera principal estaba cortada, el camino de tierra alternativo, fue un horror de baches, frenazos y oscuridad. Llegué a la estación de buses de puno casi a las 12 de la noche. Menos mal que en el terminal hay un hostel con habitaciones baratas, pero limpias, en el que pude alojarme. No me dieron la habitación 217, esa estaba reservada para ocasiones especiales. Llegué agotada y para colmo, un montón de jovenzuelos andaban a correteadas y gritos por los pasillos. La última noche en el Perú, fue sin duda, inolvidable.

Tip nº 114: Cruzar la frontera Peruana – Boliviana por Copacabana

Hay compañías que ofrecen el servicio directo. Algunas de ellas, operan desde Puno o Cusco. Pero mi consejo es viajar por la combi (transporte colectivo). En cualquier caso, hay que pasar por Puno. Desde allí y durante todo el día, salen combis que te llevan hasta Yunguyo en un par de horas máximo por 8 soles. Éste es el último pueblo Peruano antes de la frontera. Por unos 3 soles más, un taxi compartido te lleva hasta la frontera. Una vez pasado el trámite, del lado boliviano salen taxis o combis colectivas que por 5 bolivianos (algo más de 50 céntimos de €), te llevan hasta el mismo centro de Copacabana. Pasar a Bolivia desde Perú requiere cumplimentar un formulario y nada más. Al pasar por tierra, la estancia máxima que tienes es de un mes. Pero puedes quedarte hasta 90 días realizando prorrogas gratuitas de 30 días más. Lo puedes hacer desde el momento que sepas que vas a alargar tu estancia. En la frontera me informaron que el trámite se puede hacer en cualquier departamento pero La Paz, siempre es un valor seguro.

Atrás han quedado 2 meses de estancia en Cusco y unos días finales de sol, encuentros de almas y cuerpos en Arequipa. La aldea Yanapay, aldea ayuda, voluntarios y niños, han hecho posible el sueño que tenía cuando inicié mi viaje en julio 2012, ser voluntaria en un proyecto local.

Cusco es un buen lugar en el que parar y quedarse sino fuera, por los cambios de temperatura que hay durante el día. Bajo el sol, podías estar a 25º pero cuando se ocultaba u oscurecía, tenías que sacar todas las chompas y chamarras que tuvieras para evitar la congelación. Eso hizo que todos los voluntarios estuviésemos enfermos durante toda nuestra estadía.

La ciudad es muy bonita y llena de vida. Las callejuelas empedradas y estrechas respiran historia y mucho alma. Estas calles son recorridas por mini buses que echan un humo abundante y negro que nauseabunda a los viandantes. Las calles también son el territorio de cientos de perros callejeros famélicos y entristecidos. Algunos de ellos, se exhiben como palos tiesos en el montón de basura. El camión de la basura, a ruido de campana, los engulle con el resto de deshechos que generamos. Los vendedores ambulantes también son los reyes de la calle. Venden de todo. Comida como papas rellenas, cuy, tortas de harina con miel, salchichas, pinchos a la brasa de carne y papa,…No falta la artesanía, la ropa variada, guantes y gorros.

DSC00982 DSC00983

Entre toda la gente que comerciaba en las calles, llamó mi atención un hombre mayor de cara curtida. Merodea encorvado el mercado de San Pedro. Vestía una chaqueta gris y siempre mantenía la mirada cabizbaja. Vendía imperdibles de todos los tamaños. Junto a él, una señora cobraba 0.40 soles por pesarte en una balanza digital. Los huevos de codorniz, dispuestos en un carrito, son un snack propio del Perú. . Eso sí, llévate sencillo (monedas) si quieres comprar en algún puesto porque el precio de las cosas es irrisorio. En las callejas cerca del mercado de San Pedro, se pueden ver pequeñas tiendas que exhiben fetos de llama o alpaca disecados. El objetivo, utilizarlos para ofrendas. Muchos carritos venden helados caseros y mates calientes de todo tipo. Las calles son un festival de colores, olores y vida dura.

DSC01503 DSC01029 DSC01030

Durante septiembre, hubo numerosas celebraciones en la calle. Pude disfrutar de trajes folkloricos imposibles y bailes tradicionales. Un festival de música y colores. En el mercado compraba todos los productos frescos, verduras y frutas. Me encantaba visitar el puesto de una señora que vendía maca, quinua, chia, kiwicha para el desayuno…Gracias a ella, descubrí distintas maneras de cocinar la quinua, en sopa, como desayuno y al estilo rissoto!

DSC01506 DSC01023 DSC01024 DSC01025 DSC01026 DSC01027 

Tip nº 115: Usa la chia como remedio natural contra el estreñimiento 

En el mercado de San Pedro, Cusco – Perú, una señora que vende granos y todo tipo de remedios naturales, me recomendó que tomara chia, una semilla. La forma de tomarla es diluir una cucharadita pequeña en medio vaso de agua la noche anterior. Al día siguiente por la mañana, lo tomas bebiéndolo todo en ayunas. Después, bebe mucha agua. Con la primera vez que me mudé de ciudad con 18 años, empezaron los problemas de estreñimiento. No se si es por el agua o la alimentación pero he probado de todo y la única cosa que me ha funcionado, ha sido la chia.

La plaza de armas, ya fuera de día o de noche, estaba llena de vida local y foránea. Había misas, ceremonias, manifestaciones, conciertos, exposiciones…Por la noche, rodeada de cerros luminosos, mostraba mi cara favorita.

Los alrededores de Cusco están llenos de lugares preciosos que visitar. Por supuesto, el Machu Picchu es el imprescindible, pero junto a él, existen otras ruinas muy bonitas dignas de ser visitadas. Están las conocidas Pisac, sacsayhuamanu y ollantaytambo. Pero también merecen la pena Tipón y el templo de la luna en la misma ciudad de Cusco. El valle sagrado también es un sitio donde perderse días siendo Chinchero, Maras y las salinas los lugares más visitados por los voluntarios.

Durante el primer mes de voluntaria, trabajaba por la mañana y por la tarde. Tenía que estar en la escuela a las 8:30. Salía casi a las 12 y a las 14:50, estaba de nuevo allí hasta las 19h. Afortunadamente, la escuela quedaba a 5 minutos del hostal. Apenas tenía tiempo para prepararme la comida y las clases. Casi todos los voluntarios que se hospedaban en el hostel, iban por la tarde y utilizaban la mañana para turistear. Casi todos, comían fuera y en el primer mes, apenas fui a las citas de los martes en el restaurante Yanapay.

Los martes era la noche del bingo y del quiz. David, uno de los coordinadores de la escuela, preparaba un quiz de más de 30 preguntas y dos challenge en los que, clientes y voluntarios, muestran sus más curiosas habilidades. Trabajando casi 8h diarias y teniendo que preparar el material, necesitaba tiempo para mí sola. Descansar y vaciar la mente del proyecto y las personas que participaban en él.

Tip nº 116: Restaurante Yanapay en Cusco, Perú

El restaurante Yanapay es el que hace realidad el proyecto de la aldea yanapay. Todo lo que se recauda se utiliza para financiarlo y pagar a los empleados que tiene. Los martes es la noche del bingo y el quiz a las que todas las personas están invitados. La participación cuesta tan sólo 5 soles (algo más de 1€) y hay premios para los ganadores. Los viernes, hay un buffet especial de comida internacional, mexicana, española, francesa,…El restaurante es un lugar muy bonito en el que todo el mundo tiene cabida. Si estás por Cusco, por favor, pásate por allí para descubrir el proyecto y si es posible, contribuir con el mismo degustando los platos de su carta. Si tenéis además una semana disponible en vuestro viaje, no dudéis en ser voluntarios en la escuela. Sin lugar a dudas, es una experiencia que no os dejará indiferentes.

DSCN9950 DSCN9951 DSCN9968

Aún así, tuve la oportunidad de conocer un poco más a Paloma, una madrileña de mi edad que se quedaba en el proyecto durante 2 semanas. Las dos, estábamos asignadas a la misma familia en la escuela. Aún recuerdo la cara de terror que se nos quedó el lunes, 2 de septiembre, que comenzamos. Teníamos a unos 15 – 20 niños con las hormonas revolucionadas que no paraban de parlotear, formar grupitos, pelear y cuchichear. Tuve suerte en dar con Paloma porque, a parte de ser una maravillosa persona y dulce, establecimos una estrategia para hacernos con los chavales. Y el caso….es que dio resultado! Actuando con los niños, el show que presentamos el viernes, acerca de los valores de los niños, nos quedó muy presentable. Una historia de niños exploradores que consultan a una chamana para descubrir el secreto de la felicidad….una ciudad donde vivían niños y adultos que respetaban los derechos de los niños. Yo hacía de chamana y lo di todo en escena! No se podía pedir más para nuestra primera semana.

IMG_5184

En cambio, las clases de arte, fueron más complicadas de gestionar. Leah, la chicha voluntaria que me acompañaba en esta clase, no hablaba nada de español y no empalizaba con los niños. A pesar de eso, hicimos collage, inventamos, escribimos e ilustramos un cuento llamado “Isabel y el gato marciano” y realizamos una composición con legumbres. Los niños nunca querían entrar a clase de arte y siempre ponen peros. Pero después de los primeros 20 minutos ya estaban inmersos en el proceso creativo y disfrutando de ello.

DSC00948 DSC00953 DSC00950 DSC00955 DSC00956 DSC00966

Los profesores vestimos batas de colores con un logo que reza, voluntarios por amor o aldea yanapay, otra forma de vivir. Tu color identificaba la familia en la que estabas. Todos, niños y profes, teníamos un fotocheck con nuestro nombre decorado con colores para que pudiésemos conocernos.

DSC01349 DSC01403 DSC01350

La escuela está situada en una casa típica cusqueña con un patio que permite a los niños jugar al aire libre. Un pinki (futbolín) recién comprado, una red de volley, hulla hops y combas para saltar se llenan de vida en los espacios de recreo. Las aulas están distribuidas en 3 plantas conectadas por unas crujientes  escaleras de madera. Hay 4 bibliotecas destinadas a hacer las tareas. En las mismas hay libros de apoyo, diccionarios, biblias y numerosos libros de lectura. Una sala de internet donde hay 6 ó 7 ordenadores disponibles con conexión a internet. Una sala de juegos en los que hay juegos educativos de distintas clases. En ese mismo aula, se celebraban los círculos de expresión y los shows de los viernes. 2 clases de arte llenas de material diverso completan las instalaciones de esta maravillosa, colorida y alegre escuela. Rosita, la conserje del colegio, es la responsable de distribuir el material en las aulas y proporcionar a los niños lo que necesitan para poder desempeñar sus trabajos.

DSCN1061 DSC00967 DSC01051 DSC01052 yanapay12 DSC01053 DSC01136 DSC01143 DSC01144 DSC01227 DSC01230 DSC01439

Tip nº 117: Material escolar y alimenticio para la aldea Yanapay

Si no tienes tiempo de ser voluntario, a partir de asistir al restaurante Yanapay, puedes contribuir con el proyecto proporcionándoles material escolar o alimenticio. Todas las tardes, a las 6:30, se les proporciona a los niños un vaso de leche, mazamorra,…Con 70 niños, imaginaros la cantidad de productos que se consume. Podéis traer de vuestro país de origen las cosas pero, si queréis ayudar, yo os recomendaría que vayáis directamente a la escuela (calle Nueva alta 803 -esquina con queswa, Cusco, Perú) y preguntéis a Rosita que necesitan. Ella misma os acompañará a los lugares para comprar las cosas. De esta manera, vuestra contribución es doble, a la escuela y a los comercios locales. Por otro lado, si tenéis libros que ya no os sirven de lectura o escolares, no dudéis en traerlo. Ellos lo clasificarán y lo pondrán a disposición de los niños. Si queréis contribuir económicamente con el proyecto, no dudéis en hacerlo. En www.aldeayanapay.org‎ podéis ver su filosofía. Ahora mismo, tras adquirir un terreno en el valle sagrado, pronto construirán una nueva escuela allí para ayudar a niños y mayores.

La clase de arte era de 3 a 5 de la tarde y las familias, de 18h a 19h. Entre medias existía lo que se llamaba el círculo de expresión. En el mismo, participaban todos los chicos juntos, alrededor de 60. Todos formábamos una gran familia de chuskis, como aquí llaman a los niños. El coordinador, unas veces Yuri y otras David, lo gestionaban con mucho arte. Entre otras cosas, el objetivo de este círculo es que todo el mundo pudiese expresarse con respeto de cualquier manera. Se podía cantar, recitar una poesía, hablar de algo que te ha ocurrido en la escuela…

DSC01119

La filosofía del proyecto es apoyar a los chicos con las tareas escolares pero también, darles una visión más amplia de la que se vive en la sociedad peruana. Por ese motivo, durante el año, en el círculo de expresión y en las familias, se habla de las distintas religiones que hay en el mundo, de los derechos humanos, del bulling, etc. Y todo eso, bañado con mucho amor. Muchos niños acuden a colegios donde niñas y niños están separados. En la escuela tienen la oportunidad de compartir de igual a igual. Las niñas visten uniformes con falda y en algunas escuelas de niños, su uniforme parece una réplica del militar.

La gran mayoría de los niños que asisten a la escuela sufren de malos tratos, tanto en la familia como en el colegio. El alcoholismo es un problema muy frecuente en la sociedad peruana tanto como el maltrato a la mujer y la discriminación. También sufren de abandono porque los papás siempre están fuera de casa. Algunos, tienen que trabajar aunque apenas midan un metro. Las condiciones en las que viven son precarias compartiendo el mismo espacio con muchas personas y algunos de ellos, carecen de agua corriente o electricidad. Estando con ellos, parece increíble que puedan estar viviendo esa realidad.

El amor inunda la escuela, tanto entre voluntarios como con los niños. Los abrazos son el saludo frecuente y con el tiempo, pasan de llamarte profe…a llamarte profe Montserrat. Al poco, la relación con los niños se va estrechando y algunos te cuentan cosas….Por ejemplo, es común que en la escuela les peguen con una especie de látigo. Trabajando en el aula de tareas, te das cuenta de los obsesivos que son los niños con tener el cuaderno en condiciones. Siempre tiene que estar decorado, utilizan sin parar el corrector o parchean hojas malogradas (rotas). Algo que me dejó atónita es que, cuando escriben, tienen que utilizar el color rojo para las mayúsculas, los signos de puntuación y en matemáticas….ay Dios mío! Los iguales, los símbolos, las rayas de las fracciones, etc…todo tiene que ir en rojo y los números en negro o en azul.

Además, el nivel de los ejercicios de matemáticas es elevadísimo. No daba crédito a las cosas que tenían que resolver los niños….que por supuesto, no entendían nada. 2 niñas de 7 años, tenían que hacer multiplicaciones utilizando 5 métodos distintos. Me llevó días, con su ayuda, descifrar la última forma que utilizaba cruce de rayas y conteo de sus intersecciones para sacar el resultado. Una semana, en la que los chicos no tenían clase, 2 de ellos tenían que hacer 50 páginas del libro de matemáticas. Tendrían unos 12 años y los problemas eran de trigonometría, fracciones, combinatoria, lógica,…Aunque hubiese hecho yo los ejercicios, hubiese sido imposible terminarlos a tiempo. Para colmo, el nivel de lectura comprensiva de los niños es muy bajo. Ya leer los enunciados de los problemas nos llevaba minutos. ¿os podéis imaginar el tiempo que tardan estos niños en acabar sus tareas?

DSC01398

Muchos de ellos, tienen que copiar y copiar páginas enteras de libros o fotocopias….Supuestamente es el material que no dan en clase y así, el profesor, lo da por enseñado. También, les mandan tareas de investigación. Tienen que investigar sobre los ciclos de la vida, el folklore, las capas de la tierra….Estamos en Perú, donde casi nadie tiene acceso a internet y sólo unas pocas casas, tienen enciclopedias o libros de apoyo. La mayoría de los padres son analfabetos con lo que, aunque quisieran, tampoco podrían ayudar a sus hijos. ¿qué sería de estos niños si no existiera Yanapay? Pues posiblemente, recibirían más malos tratos. Lo más importante, es ayudar a estos niños a hacer sus tareas porque no cumplir con ello, supondría un golpe en casa y otro en la escuela.

La verdadera revolución sería poder formar al profesorado. Ellos tienen la responsabilidad ética y moral de formar niños para convertirlos en adultos hechos y derechos y no en personas llenas de complejos y pobladas de miedos.

Un tarde, una niña entró sollozando a la biblioteca. Tenía harto tareas, como dicen ellos, pero apenas podía sacar sus cosas de la mochila. Le dejamos su espacio y cuando se calmó, pudimos ayudarle a realizarlas. Más tarde me enteré que poco tiempo antes de asistir a la escuela, su mamá le había pegado una paliza. Una niña dejó de venir por un tiempo a la aldea. Cuando me enteré del motivo, se me heló la sangre. Su papá había secuestrado a su hermano bebé, había desaparecido y había abandonado el hogar. Una pena estrangulo mi corazón cuando supe que un niño había intentado suicidarse. Un niño al que amo mucho y siempre me buscaba para abrazarme. No podía imaginarme que situación podría vivir aquel precioso ser para decidir quitarse la vida. El último día de escuela, una niña se manchó la cara con el corrector. Se escondió entre dos paredes y llorando, no quería salir. Se tapaba con su manita la boca, muerta de vergüenza. Tenía mucha tarea por hacer y era necesario que entrara a la biblioteca. Mis compañeros hicieron un par de intentonas, pero ella, se quedó hacinada entre la espada y la pared. Me acerqué y le pregunté. La respuesta me llegó al alma, con lágrimas cayendo por sus mejillas y mucho miedo en los ojos me dijo “mi mamá me va a matar”. Con mucha paciencia, agarré una toalla, agua y jabón y empecé a frotarle lo más suave posible que podía. Me decía con una mueca de horror…”profe Montserrat, hágalo más fuerte. No importa que me haga daño”. Afortunadamente, no tuve que hacerlo y cuando la alcé para que se viera en el espejo, se fue corriendo a hacer sus tareas para evitar el segundo palo que podía recibir por no hacerlas. Un par de veces, caminando por la calle camino del restaurante, nos encontramos con una alumna de las mayores. Se acercó a mí y me pidió 0.50 soles. Le dije que no y lo intentó con Paloma. Una de las reglas de la aldea es no dar dinero a los niños. Le pregunté para qué necesitaba el dinero. Me dijo que llevaba horas intentando entrar a su casa pero su mamá, no estaba. Hacía mucho frío y apenas iba abrigada. Tenía los ojos vidriosos y le ofrecí que utilizara mi celular. De esta manera, tras hablar con su mamá, me despidió con una gran sonrisa y un abrazo muy sentido.

Prácticamente cada semana en el mes estuve trabajando en el área de tareas. A veces, con los niños más grandes, a veces con los más chicos. Alba y Sandra, dos amigas catalanas de apenas 20 años, eran mis compañeras inseparables. Les agarré mucho cariño porque, además, compartimos momentos personales preciosos. Sin embargo con las familias, trabajé con niños y voluntarios distintos. La primera semana, junto con Paloma, con las familias Inti y Chaska, sol y estrella en quechua. Por falta de voluntarios, tuvieron que unificar estas dos familias. Yo sentía que me faltaban herramientas para controlar a los niños. No tenía ningún problema en ayudarles y hacerles entender sus tareas. Mi paciencia estaba hecha a prueba de bombas y difícilmente, perdía los nervios. Los niños me generaban mucha ternura pero tampoco tuve problemas para poner límites y hacerme respetar. Pero cuando se juntaban los chicos en familias…ahí empezaba el verdadero reto. Marian, la coordinadora de la mañana me ayudó mucho a poder manejar a los niños y a las pocas semanas, ya había copiado las canciones y trucos que usaban los coordinadores para atraer la atención de los chicos y hacerlos callar. Una de las técnicas, era usar canciones o frases que repetimos todos juntos y en voz alta para poder sacar la energía acumulada que tienen los chicos.

DSCN0165 DSC01059

Ha sido todo un reto personal esta experiencia. Los niños me han enseñado mucho pero también la situación. Cuando uno es voluntario quiere hacer todo para cambiar las cosas. Pero realmente, en la mayoría de los proyectos, un mes de ayuda, no va suponer un cambio radical en las personas a las que estás ayudando. Es un grano de arena. Aunque gracias a miles de granos de arena, se forman montañas. Algo que también fue difícil de gestionar y que lo viví como algo personal, es como poner a parte tu ego y tu orgullo cuando no te sientes valorado en el proyecto. Por un lado, tu ego quiere que le reconozcan el trabajo y escuchar lo bueno que es por hacer lo que hace. Pero eso no es lo importante. Lo importante son las personas a las que ayudas. Los niños, en este caso. Gracias Peter por aconsejarme dar un paso atrás. Después del primer mes, aunque mi ego estaba que echaba humo por las orejas, decidí alargar mi estancia todo lo posible para seguir aportando mi grano de arena.

La segunda semana del proyecto, por falta de voluntarios, el coordinador decidió eliminar el tiempo que pasábamos con las familias. Se reforzaron el resto de clases. Como no había niños para preparar el show, nos tocó a los voluntarios prepararlo. Creamos distintos grupos en función de habilidades y gustos. El show del viernes contaría con marionetas, elenco de bailarines y payasos. Y por supuesto….yo me apunté al grupo de clown. Toda la semana estuvimos preparando unos cuantos números y fue muy divertido vestirnos, maquillarnos y actuar para los niños. El cierre del show con la canción chu-chu-a, todo un éxitazo! Al acabar hice un montón de muñecos de globos para los niños. Sus caras fue toda una satisfacción para los profes.

P1030720 DSC01064 DSC01066 P1030865 P1030878 DSC01090 DSC01096 DSCN0186 P1030730 P1030748 P1030757 P1030851 P1030847 P1030884

La tercera semana, ya sin mi querida Paloma que se había vuelto a España, trabajé con la familia Chaska con Brian. Brian es un irlandés músico muy cool con mucha experiencia. Teníamos que preparar un espectáculo acerca de las 9 plagas de Egipto. Fue complicado porque esa semana apenas asistían niños y Santos acababa siempre fuera de la clase después de los 10 primeros minutos. Afortunadamente, contamos con la ayuda de Rubén, un niño de la mañana que siempre estaba conmigo. El show fue bastante surrealista y creo que el público no supo captar la esencia de nuestro arte!

DSC01264 DSC01266 DSC01271

La cuarta y última semana, el coordinador me pidió que me pasara a la familia hormigas. Eran los más pequeños. Qué cambio trabajar con ellos! Representábamos el nacimiento de Jesús y toda la semana, estuvimos trabajando en crear la historia juntos. Fue un caos porque repartimos un montón de veces los papeles. Un día los niños querían hacer una cosa y al día siguiente, se negaban en rotundo. En el último día, volvimos a cambiarlos todos para que todos estuviesen a gusto con lo que tenían que representar. Lo más divertido de los shows era buscar los disfraces para vestirnos y maquillarnos los unos a los otros. Yo siempre dejaba que lo hicieran los niños porque sabía que el resultado iba a ser perfecto! Había un profe que no hablaba ni papa de español y hacía de un San José muy lindo. La gente se moría de risa cuando agarraba en sus brazos a María, una niña de apenas 5 años, embarazada de un oso de peluche!

P1080696 CAM00071 CAM00072 DSC01108

Muchos nombres y caras se han quedado gravados en mi corazón. Ha sido un placer ver como los niños trabajaban por la tarde. Había chicos muy conflictivos y para mi fue una satisfacción personal conseguir trabajar junto a Reiner. Un niño muy revoltoso, inquieto, con demasiada energía pero con un corazón enorme. Confié en él dejándole usar mi computadora para hacer sus tareas y al poco, los abrazos que nos profesábamos eran muy sentidos. El día que me fui, nos despedíamos con lágrimas en la cara. Echaré de menos a mi familia IntiChaska con el guapo Ismael, Diego, Yurless, Sheyla, Santos, Karina, el carismático Sebas, la incansable Kate…Sus líos amorosos y la canción que cantaban las chicas…”soy soltera y hago lo que quiero”. Coral e Illa eran dos hermanas que siempre llegaban tarde a la aldea y tenían harto tareas. Había que tener mucha paciencia con ellas por motivos diferentes pero también las echaré de menos porque me mostraban mucho cariño. Rocío era una niña inquieta que siempre estaba en tareas, muy lista que no paraba de molestar a unos y otros para no hacerse cargo de su trabajo….

DSCN0187 DSC_0324 DSC_0464 DSC01212 DSC01236 DSC01246

Karina es una preciosidad de 32 años puro amor. Iba a una escuela convencional que la discriminaba, maltrataba y apenas le enseñaba. Descubrió, hace algunos meses, por casualidad la aldea y acudía por las mañana y por las tardes. Ella misma, se ponía sus propias sumas. Me di cuenta que sabía sumas pero no podía leer los números y tampoco podía escribir palabras que le dictaba. Así que, en la medida en la que me era posible para no desatender al resto de niños, le enseñaba más cosas y nos divertíamos haciendo juegos con palabras en su cuaderno. Siempre tenía una sonrisa y un gesto amable hacia los demás. Sus rancheras mexicanas en las despedidas de los profes eran un clásico. Era un gran apoyo para los voluntarios porque recordaba a sus compañeros lo importante que era respetar las normas de yanapay, sobre todo, las de respetar y hacer caso a los profesores. Cuando Karina estaba triste, parecía que el sol se apagaba.

20131018_174910

Mi despedida de los niños de la tarde fue muy emotiva. El coordinador no se dio cuenta que era mi último día pero los niños, se lo recordaron. Salieron al centro del círculo y me dijeron cosas muy bonitas con lágrimas en los ojos. Salí y agradecí a todos lo que me habían dado casi sin poder pronunciar las palabras. Los abrazos en el patio terminaron de abrir mi canal emocional y las lágrimas resbalaban por mi cara. Pero siempre quedarán las sonrisas de estos niños que me alimentan de alegría cuando la necesito.

DSC01233

DSC01257

El trabajo por la mañana, sin embargo, era más tranquilo. Había unos 30 niños. Menos en una semana, que estuve en clase cómputo, mi trabajo lo desempeñé en el área de tareas en la que estábamos 2 ó 3 voluntarios. Me encantaba el momento de recibir a los niños en la escuela….Cuando llegaban, tras un lavado de manos, era el momento de echarse cremita en las manos y la cara. Algunos de ellos, debido a la altitud en la que se encuentra Cusco y la potencia del sol, tienen las mejillas y las manitas muy deterioradas. Para fomentar la puntualidad, Marian había creado un sistema de dar estrellitas de colores a aquellos niños que llegasen durante los primeros 15 minutos. Al final del año, obtendrían su recompensa. Era muy importante estimular a los niños a que llegasen pronto a clase para que pudiesen hacer sus tareas y así, poder asistir al circulo de expresión que era el lugar donde se hablaba y se enseñaban otros valores desde el amor y el respeto. Pero muchos niños, tienen que cuidar a hermanitos pequeños y se les hace imposible estar en la aldea a las 8:30. Una vez, en el círculo de psicología trabajamos en la familia. Trabajando en grupos, los chicos tenían que decir en qué ayudaban en casa. Muchos de los niños son como los españoles, apenas contribuyen en nada pero hubo uno de ellos, que hacía de todo. Desde planchar hasta cuidar a su hermanito pequeño, pasando por limpiar los baños. Siempre estaba solo en casa con su hermano. Mucha responsabilidad para una criatura tan pequeña.

DSC01285 DSC01356 P1000151 P1000171 DSC01048 P1000150 

Aunque en la escuela hay material para los niños, llevaba siempre conmigo un bolso con las cosas básicas que los niños necesitaban. Evitaba así, primero que se perdieran las cosas y segundo, que los niños perdieran tiempo buscando un bolígrafo de un determinado color. Me costó unas semanas hacerme con el nombre diferente de las cosas. Se quedaban perplejos cuando entraban en la biblioteca y les preguntaba si tenían deberes. Aquí, son tareas. El lápiz es el lapicero, el lapicero son nuestros bolígrafos, la goma para ellos, es el pegamento. Si te pedían plumones tenías que darle rotuladores, el cuaderno es la libreta y una hoja bond, es un folio en blanco!  El material lo compraba en una librería cerca del hostel donde una amable señora me atendía. También era educadora y siempre me regalaba algo para los chicos. Me despedí de ella sabiendo, que en unos meses, después de 30 años, aquel negocio sería liquidado.

En la mañana, al ser menos niños, tienes más oportunidad de intimar con ellos. En poco, me convertí en la profe de mates. Era muy gracioso porque no es usual que haya un profe que pueda ayudar en matemáticas a los niños y con las semanas, parecía que los niños sólo tenía tareas de matemáticas. Allí conocí a Ruben, un niño de apenas 10 años que me tenía un amor increíble. Los viernes tenía que despedirlo dándole los abrazos para los fines de semana y hasta me preguntó si tenía novio! Luis Ubet era un tesoro. Siempre le ayudaba con sus tareas y un día me llenó el corazón cuando me dijo que era la profesora con más paciencia que había conocido. A Marco le enseñé a dividir aunque no se sabía las tablas de multiplicar. En una hoja, le copié todas las tablas para que pudiera seguir avanzando. Las escondía en un libro de la biblioteca para usarlas sólo en casos como el de Marco. Es un niño tremendamente cariñoso y participativo en las clases. Camila es una niña de unos 8 años preciosa, tímida y por lo que intuimos los voluntarios, con gran problemas en casa. Te abraza con tanta fuerza, que a veces pensabas que te ibas a romper. Da tanto amor que es imposible no devolverle lo mismo que proporciona.

DSC01153 DSC01130 DSCF6240

En las últimas semanas apareció en la escuela una niña nueva llamada Cati. Estaba en secundaria y sus tareas de matemáticas, eran realmente difíciles. Ecuaciones y factorización de polinomios. No teníamos el libro y tenía que deducir los métodos de resolución leyendo su cuaderno. Algunas cosas estaban mal copiadas con lo que el trabajo no fue fácil. Pero juntas, conseguimos descifrar todo aquello y pude explicarle las matemáticas de una forma entendible. Ella no daba crédito a que pudiera entenderlas. Un día me conmovió trayéndome pan dulce para desayunar. Al poco, dos amigos más, se acoplaron al grupo de trabajo. Eran tan mayores y responsables, que eran un ejemplo para los pequeños. Un día, hasta fueron al hostal a pedirme un favor, que les acompañase a los bomberos para poder grabar una entrevista con mi cámara. Les cité para el día siguiente y con una sonrisa en la cara me decían…”sabíamos profesita que usted, no nos iba a fallar”.

DSC01432

Hilari es la artista de la mañana. Es un ser maravilloso con muchas cualidades que muestra su cariño haciendo dibujos para los voluntarios. La quiero mucho y me llevo conmigo dos de sus dibujos. Un colibrí precioso y un par de gatitos. Por suerte, correos funcionó y ya los tiene mi mamá en España. Están a buen recaudo con todos los dibujos que los niños me hicieron a lo largo de mi estancia en la aldea. Apoyé todo lo que pude a Hilari para que siguiera desarrollando y aprendiendo en el arte de pintar deseando que le vaya tan bien como se merece.

DSC01217

El cuarteto calavera, como yo las llamaba, lo conformaban 4 de las niñas más mayores. Naomi, era la hija de Rosa, la conserje del lugar. Era muy responsables y siempre hacía sus tareas sola. Tenía una habilidad especial para decorar cuadernos realizando verdaderas obras de creatividad. Un día, remarqué lo guapa que estaba una niña que se había cortado el pelo y Naomi, con una seguridad aplastante, me dijo “yo nunca me cortaré el pelo”. Cuando le pregunté el motivo, la respuesta fue “las mujeres con pelo largo se consideran virtuosas a los ojos de dios”. Claro y transparente. La acompañaban en su preadolescencia Anabel, Nayely y Deisy. Eran tan graciosas…Me moría de risa cada vez que Deisy entraba en la clase de tareas. Sólo por su cara y su andar, sabía si tenía o no cosas que hacer! El día de mi despedida, no quería llorar, pero Anabel me dio una flor preciosa hecha con papel con lágrimas en los ojos. Las más grandes, llorando en mi despedida….se me rompió el corazón y las abracé transmitiéndoles todo mi amor.

DSC01196 DSC01198 DSC01186 DSC01187

Sheila y Alison eran amigas inseparables. Iban a la misma escuela y siempre andaban juntas. El espejo me mostró en Sheila mi montse pequeña…Era una niña muy especial para mí, siempre tan aplicada y tan linda…

DSC01156

Los chicos no se quedaban atrás. Miguel Ángel era el rey de la copia y su gran sonrisa, alegraba el día a cualquiera. Smitd era de los pequeños y un día, con mi cámara en mano, hizo de reportero de toda la escuela yendo de aula en aula. Axel y Aldana fueron dos hermanos que se incorporaron a la escuela cuando yo ya estaba allí. Eran cariñosos, educados y tan participativos…Yoel, Kevin, Henri y mi querido Johner que me apodó, troll porque mi cabello le recordaba a lo de estos seres. A todos les gustaban mis rizos y no paraban de jalarlos para estirarlos. María, la hermana pequeña de Hilari, era por igual bella y tímida. Jamás se animaba en los juegos de baile, tan vergonzosa…Flor Canela y Mari Fé eran muy buenas y trabajadoras. Lo mismo que Anabel, una delicia poder pasar tiempo con ellas. Todos los días me llevaba la computadora y se las dejaba para que pudieran trabajar. Tenía tanta confianza en ellos que me iba al círculo y les dejaba con todas mis cosas sabiendo que nada iba a pasarles. Siwar llenó mi alma. Era una maravilla ver como se ocupaba de Enri, su hermano menor. Sus ojos, sus abrazos, como me buscaba, su talento en las matemáticas, su falta de amor….

DSC01352 DSC01391 DSC01158 DSC01163 DSC01178 DSC01189 DSC01191 DSC01199 DSC01303 DSC01306 DSC01309 DSC01314 DSC01327 DSC01337 DSC01343

Y tantos otros….Por la mañana tenía una familia grande que me acompañó 7 semanas. He aprendido mucho de ellos y he podido hacer mucho más de lo que hubiese imaginado. Celebré mi cumpleaños con ellos el viernes anterior al día que cumplía 36 añazos. Me disfracé de clown y actué para ellos un espectáculo improvisado de globos. No creían que fuese yo con aquellas ropas, el pelo y el maquillaje. Al salir, todos tomamos torta de vainilla que había comprado en una panadería cercana. El día antes de irme, en el centro cultural del proyecto, organicé un taller de pulseras. Después de comer empezó a llover fuertemente y pensé que ningún niño vendría. Pero me equivoqué! Llevé todos mis hilos y 8 niños pudieron hacerse su propia pulsera con los colores que eligieron. Los dos chicos eran los más habilidosos y fue una maravilla como unos se ayudaban a los otros para que todos pudiesen llevarse a casa el premio. El último día, coloqué en la pared del patio varias fotos de nuestro paso por allí. Habíamos dejado huella en el corazón de aquella aldea.

P1000128 P1000131 DSC01374 P1000132 DSC01435

En este periodo, también he tenido de conocer a muchos voluntarios. Algunos de ellos, tan sólo se quedan una semana y con otros, en apenas 2, he establecido vínculos muy fuertes. Dan, Janice, Ángel, Loli, Celine, Araceli y Paloma, son los voluntarios con los que me encontré al llegar. Pero se sumaron muchos otros, entre ellos, españoles. Sandra y Alba, se incorporaron una semana más tarde y eran de las más jovenzuelas del proyecto. Laura y Brian era una pareja encantadora que aunque se quedaron sólo una semana, dejaron huella con su experiencia y participación. Jamil, es un peruano que ayudaba por la mañana a los chicos hasta que tuvo que irse por trabajo. Con Fran, Maxi y Mar compartí el aula de tareas con mucho amor y cariño. Mar tiene una historia personal increíble que te da fuerzas para luchar por lo que uno quiere. Araceli es una mujer valiente catalana que dejó atrás su vida en España cuando se prejubiló para empezar a construir desde la libertad. Vino al Cusco para unos meses y se quedó atrapada en el proyecto. David es un peruano coordinador por la tarde. Fue el responsable de crear grupo, de llevarnos a todas partes y DJ en las noches de fiesta del restaurante. Era todo fácil con su calma, su humildad y su sonrisa. Paul y Ronja eran los psicólogos de la escuela. Aunque les resultó difícil, poco a poco se hicieron con el círculo y los niños. Recordaré para la eternidad los bailes de Paul y las enormes cualidades de Ronja para cualquier cosa que se proponía. Todo un descubrimiento de mujer. Iraia y Mireia son dos catalanas que conocían a Marian de refilón y pasaron a ver el proyecto. Lo que pensaban que sería una visita casual, se convirtió en 3 semanas de maravilloso trabajo. Sarah es una italiana resalada que, no siendo compañeras de trabajo,fuimos compañeras de la vida conviviendo en el hostal.

DSC01400 DSC01235 DSC01232 DSC01209 DSC01168 1375841_10151734865185749_1659190070_n 1375115_10151734836555749_537633339_n yanapay7 P1080535

En Perú, es común que unas personas llamen a otras amor y es la palabra que más utilizaban los voluntarios para llamar a los niños. Pero a mi, no me salía y yo lo hacía como mi mamá me ha llamado a mí toda la vida, cariño. Decenas de cariños y seres maravillosos he dejado en Cusco esperando poder volver algún día para reencontrarme con ellos. Marian, era la coordinadora de la mañana. Una toledana muy mística con una personalidad arrolladora. Aprendí mucho de ella, de su energía vibrante y positiva. Se convirtió en una amiga con la que hablar confidencias. Cuando se fue de vacaciones a México, agradecí la llegada de Maxi, un argentino de 23 años que también se quedaba en el hostel. Juntos, ayudamos a Araceli, la coordinadora sustituta de Marian a llevar los círculos de expresión. En los mismos, había mucha música y baile. Me encantaban todas las canciones que cantábamos y como todos juntos, hacíamos percusión con palmas y suelo para unirnos, gastar energía y poner silencio. Me emocioné mucho un día en el que, agarrados de la mano, cada uno pedimos por los niños del mundo debido a la guerra de Siria. No pude evitar que me brotaran las lágrimas. Lo mismo que cuando despedimos a una pareja de voluntarios maravillosa, Sanda y Lucas.

DSCN0189 DSC01348

Y como no, mi despedida, según Araceli la más emotiva desde los 6 meses que ella llevaba allí, solté y solté. No quería irme con tristeza por los niños. También se despedía Ronja, la psicóloga, y ambas compramos torta de vainilla y chocolate para todos. Pero de repente, los niños empezaron a regalarme dibujos y a decir cosas tan bonitas de mi, que no pude evitarlo. Los abrazos de algunos me llegaron a alma y sus caritas pidiéndome que volviera….no tenía precio. La despedida cantándonos unas de mis canciones favoritas de Yanapay…., que te queremos tanto, compartida con Ronja fue muy emocionante. Me quedé 7 semanas con ellos y desde la cuarta, no paraban de preguntarme, profe Montserrat, ¿cuándo te vas? No se cómo pueden recibir y despedirse de tantos voluntarios. Os aseguro que yo nunca los voy a olvidar. Gracias a ellos, me he descubierto. Y si antes lo tenía claro, ahora lo tengo mucho más. Quiero trabajar con niños y con la nueva vocación de profesora, nunca se sabe donde puedo llegar a parar!

Mil gracias a la familia de la Aldea Yanapay.

DSC01474 DSCN1079 DSCN1081 DSCN1102 DSCN1112 DSCN1120 DSCN1133 DSCN1111 DSCN1137 DSCN1141 DSCN1148 DSCN1155 DSCN1159 20131018_180725 DSC01460 DSC01462 DSC01463 DSC01464 DSC01467 DSC01472

 

 

2 comentarios en “Perú: Yanapay, voluntarios por amor

    • Muchas gracias Anne!

      He estado un mes y medio en un refugio de animales en Bolivia y he estado completamente desconectada. Pero prometo actualizar pronto el blog con las proximas entradas. Me alegro que disfrutes con mis vivencias.

      Un abrazo

      Montse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s